El sitio de Barcelona en 1714

El sitio de Barcelona en 1714

1. El fin de las hostilidades internacionales y el mantenimiento de las internas

Felipe V de España (1683-1746)
Felipe V de España (1683-1746)
Luis XIV de Francia (1638-1715)
Luis XIV de Francia (1638-1715)

Retirados los aliados de la Península, la Guerra de Sucesión Española (1701-1713/15) se convirtió en un conflicto bélico exclusivamente hispánico en el que ni las ofertas de amnistía ni privilegios económicos ofrecidos a los catalanes ni las presiones de Luis XIV (1638-1715) sobre su nieto para que adoptase una cierta flexibilidad hacia el Principado no tuvieron ningún efecto sobre ninguno de los dos, puesto que los catalanes no estaban dispuestos a ceder y Felipe V (1683-1746) nunca perdonó el viraje catalán de 1704-1705, hecho que consideraba un delicto de traición.

Los combates siguieron en tierras catalanas y las tropas del borbón avanzaban victoria tras victoria y era julio de 1713 cuando ocuparon Tarragona y Barcelona fue invitada a rendirse, hecho que se debatió en la Junta de Braços, que decidió por 78 votos contra 45 continuar la guerra. Cabe recordar que en ese momento no existía un proyecto anti-español, pero si una autosuficiencia basada en las leyes y constituciones y frente la amenaza de perder éstas y de la más que probable represión implacable de Felipe V comportó, en última instancia, la resistencia a ultranza de Barcelona.

2. El sitio de Barcelona en 1714: la resistencia austriacista

Comandante Antonio de Villarroel (1656-1726)

El sitio de Barcelona en 1714 por parte de las tropas borbónicas duró 14 meses, finalizando en setiembre de dicho año y este de produjo con una diferencia abismal en las fuerzas: 40.000 borbónicos frente 5.500 catalanes, que lucharon bajo las órdenes del conseller en cap de la Generalitat, Rafael Casanova y del comandante Villarroel, que lideraron la resistencia numantina de Barcelona, donde también tuvieron una gran importancia los religiosos, que promovieron una religiosidad exacerbada, barroca y contrarreformista a lo largo de la contienda.

Rafael Casanova (1660-1743) cayendo herido. Onze de setembre de 1714, Antoni Estruch (1909)
Rafael Casanova (1660-1743) cayendo herido en el centro del óleo. Onze de setembre de 1714, Antoni Estruch (1909)

Finalmente, llegada la capitulación de la ciudad de Barcelona el día 11 de setiembre de 1714 y hechos los cálculos pertinentes, hubo unas 7.000 bajas catalanas y 14.000 borbónicas.

3. El devenir de las decisiones y postulados catalanes en la Guerra de Sucesión

El decreto de Nueva Planta de la Real Audiencia del Principado de Cataluña fue promulgado por Felipe V en dicho territorio el 16 de enero de 1716 por el cual quedaron abolidas las leyes y constituciones propias de Cataluña, de manera que quedaba liquidada la Monarquía Hispánica compuesta de los Habsburgo y se formaba una nueva estructura política conocida como España, siendo este paso una evolución lógica hacia una forma absolutista de poder, la dominante en la Europa de esos tiempos.

Portada del Decreto de Nueva Planta para Cataluña promulgado por Felipe V
Portada del Decreto de Nueva Planta para Cataluña promulgado por Felipe V

Felipe V nunca se habría atrevido a derogar las leyes e instituciones catalanes sin una guerra, prueba de ello es que la mayoría de los monarcas Habsburgo hispánicos habían intentado homogeneizar las leyes e instituciones de sus reinos pero sin suerte y Felipe V era muy consciente de esta realidad y prueba de esto fueron las Cortes de Barcelona de 1701, que estuvieron presididas por un clima de entendimiento entre el borbón y los catalanes, de manera que el rey juró las leyes  constituciones catalanas y las cortes le respondieron con un generoso donativo.

Archiduque Carlos de Habsburgo (1685-1740)

Esta situación evidencia que el nuevo rey católico, consciente de la realidad de la Monarquía Hispánica, quería mantener buenas relaciones con los reinos que formaban ésta y sin la contienda bélica la unificación total de los reinos peninsulares no habría sido posible y los catalanes, visto con la perspectiva del tiempo, fueron víctimas de una fatal y equivocada decisión: traicionar Felipe IV de Aragón, rey legítimo y aceptado por las propias cortes que, pocos años después apoyarían al archiduque Carlos (1685-1740).

Felipe V vio en la traición de los catalanes la excusa perfecta para poder conseguir el que era el objetivo principal de todas las monarquías europeas: la consecución de un poder absoluto en manos el rey y, en el caso español, esta homogeneización se haría a la castellana, es decir, las costumbres, leyes e instituciones castellanas serían el vehículo de la unificación.

Las tropas borbónicas entrando en Barcelona el día 11 de setiembre de 1714.

De Felipe V cabe destacar un aspecto peligroso y no es otro que el resentimiento que sentía hacia los catalanes por su traición y éstos sentían que sus leyes e instituciones propias del Principado vivirían pronto su desaparición debido la propia evolución de los hechos y optaron por resistir hasta límite para intentar salvar este orden jurídico-institucional que regía el territorio des de hacía siglos.

En conclusión, la resistencia de Barcelona de 1714 fue la consecuencia de una fatal decisión que, en última instancia, provocó la derogación de las leyes e instituciones catalanas, aunque Felipe V tampoco cedió en su empeño, prueba de ello es el hecho que el propio Luis XIV intentó apaciguar, en vano,  los ánimos de venganza de su nieto, pero la cuestión es que nunca se sabrá que hubiera pasado si los catalanes se hubiesen mantenido fieles a Felipe V.

4. Bibliografía 

Canal, J. (2015). Historia Mínima de Cataluña. Madrid: Turner Publicaciones.

Fernández Díaz, R. (2014). Cataluña y el Absolutismo Borbónico: Historia y Política. Barcelona: Editorial Crítica.

Kamen, H. (1974). La Guerra de Sucesión en España (1700-1715). Barcelona: Grijalbo.

– Gerard Caballé Setó.

One thought on “El sitio de Barcelona en 1714

  1. La exposición objetiva de los hechos y los acertados apuntes del historiador, me han ayudado a entender la situación desde el punto de vista de la época.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: