La economía catalana en el Imperio Hispánico de los Habsburgo

La economía catalana en el Imperio Hispánico de los Habsburgo

Carlos V (1500-1558)
Carlos V (1500-1558)

La economía catalana des de los tiempos del emperador Carlos V (1500-1558) y sus descendientes, como en muchos otros momentos de la Historia, pasó por sus más y por sus menos por factores internos del Imperio, como también exteriores, que favorecieron y debilitaron la economía catalana, como también la de otros territorios del Imperio, pues una de las máximas de la economía es su evolución según las tendencias, que son modificables con el paso del tiempo.

Carlos V, en sus momentos iniciales de reinado, estableció una política de protección económica respecto Cataluña, que resultó claramente favorecida en deprimente de los intereses de los territorios italianos de la Corona, pero llegados a los años 1528-1529, el emperador necesitó de la ayuda de los genoveses en cuestiones imperiales y esto le llevo a retirar esa política proteccionista que favorecía, económicamente, a Cataluña. Esto no es nada más que una evidencia de estos cambios de ciclos propiciados, en este caso, por factores políticos.

Por otra parte, si alguna cuestión marco la vida del emperador Carlos V, ésta fue, sin lugar a dudas, la guerra; infinitas guerras a las que tubo que hacer frente Habsburgo hispánico, factor que, evidentemente, afectó irremediablemente la economía y el comercio de toda Europa.

Hablando de la realidad económica del Imperio Hispánico de los Habsburgo es imprescindible referirse a la gallina de los huevos de oro de éste: el comercio con América, aunque la mayoría de los intereses económicos de los territorios que integraban la Corona de Aragón, caso de Cataluña, se encontraban en el Mediterráneo, zona en la que Cataluña centró gran parte de sus empeños comerciales.

Ahora bien, centrándose en la cuestión americana, el comercio con estas colonias se encontraba restringido a unos pocos y determinados puertos y este hecho ha sido utilizado la historiografía nacionalista para justificar que a Cataluña le perjudicó, económicamente, pertenecer al Imperio Hispánico, sin embargo, la realidad era otra muy distinta a la proyectada por los historiadores de dicha corriente, pues aunque los lugares autorizados para comerciar con América estaban, efectivamente, restringidos, no lo estaban las personas y como dice el dicho, hecha la ley, hecha la trampa, de modo que muchos comerciantes catalanes se fueron con sus mercaderías a estos puertos autorizados y des de éstos comerciaron tranquilamente y sin problema alguno con América, así que Cataluña sacó un más que provechoso rédito económico de dichas transacciones comerciales.

Alexander Hamilton (1755-1804)

Asimismo, según la teoría económica de Alexander Hamilton (1757-1804) los precios son más altos en las zonas que generan más riqueza, posición que, en este caso, correspondía a Castilla y no a Cataluña, de modo que los castellanos tenían un 45% más de costes de producción respecto los catalanes, que disfrutaron de una mayor competitividad comercial con sus precios, hecho al que hay que sumar que el Principado mantenía una independencia monetaria respecto la Monarquía Hispánica, que favoreció aun más a su economía, en general y al comercio con América, en particular.

Teniendo en cuenta estas consideraciones, a Cataluña le interesó, y mucho, a nivel económico, pertenecer al Imperio Hispánico de los Habsburgo, que fue la gran potencia mundial de su tiempo.

Bibliografía

Rovira i Gómez, S.-J. (2016). Societat i Economia. [Material de classe] Història Moderna de la Corona d’Aragó. Universitat Rovira i Virgili. Març-Abril de 2016.

– Gerard Caballé Setó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: